El Seat 600 no se calienta

El Seat 600 no se calienta

Para muchos, decir que un Seat 600 no se calienta es una locura. Pero no, no lo es, siempre asemejo el motor de un seiscientos ( o de casi cualquier coche clásico) a un bebé. No tiene por qué ponerse malo, pero además hay que tomar medidas preventivas para que así sea. Decía Dante Giacosa , el diseñador del 600, que un seiscientos no se calentaba siembre que llevaras el radiador limpio y la correa bien tensa. En realidad, es más o menos así, aunque su escasa refrigeración y motor trasero hacen que este punto sea siempre el más crítico. Una vez solucionado, tan solo queda ir manteniéndolo.

Como veis, el motor de la derecha está perfectamente limpio, veamos que puede interceder en que la temperatura suba más de la cuenta.

 

Lo primero es que si llevas el chivato y no el reloj de temperatura (era típico de los Seat 600 L), os recomiendo poner un reloj. Es mejor ver cuando se acerca al rojo, que directamente se encienda sin haber visto la trayectoria. Muchos Seat 600 tienen relojes de temperatura añadidos, son fáciles de poner. 


Intenta evitar fugas de aceite, cuanto más limpio va un motor mejor evacua la temperatura. Dadle un agua a presión de vez en cuando. Echa buen refrigerante, no uses agua del grifo que además de oxidar partes del motor, soporta menos la temperatura y el vaso de expansión empieza a hervir. Ten las correas bien tensas, cambialas siendo conservador. Una correa cuesta menos de diez euros, evita que esté demasiado deteriorada. Limpia el radiador, puedes desmontarlo y limpiarlo bien o dar entre las aspas con agua a presión. Con esto, tu seiscientos no debería calentarse más de lo debido. Aun así, existen algunas cosas más para bajar la temperatura.

En el mercado salieron varias alternativas como la que veis a la izquierda, tened en cuenta que antes, en los 60, 70, los mantenimientos no eran ni buenos, ni frecuentes y que además, viajaban con agua en el circuito de refrigeración, 7 personas, en verano y con la baca llena de bártulos. Hoy, con un sentido más lúdico o turistico del Seat 600, se le exige menos. Algunas cosillas extra para bajar temperatura son:

 

La trampilla de la calefacción abierta, como ya sabeis está debajo del radiador y se nota llevarlo abierto. Unas bisagras en el capó abatibles, también hacen bastante, sobre todo en carreteras nacionales, la chapa cubre motor...hay seiscientos que no la tienen y recomiendo que la tenga para que el circuito de aire tenga un "viaje natural" y además se ensucie menos el motor y radiador. Otra solución sorprendente es poner la polea pequeña en la bomba de agua. Hay distintos tamaños, los seiscientos suelen venir con la mediana, la pequeña hace que el agua circule más rápido y refrigere con mayor velocidad. Si sobre todo vas a usar el Seat 600 por ciudad, recomendamos esta polea. 

Bisagras capot

Trampilla

Polea pequeña


Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    jose (lunes, 07 noviembre 2016 19:08)

    Genial explicación